Bienvenido/a,
en el mundo de
Swarovski Optik


Distancia


Proximidad, distancia y composición de imagen: todo es cuestión de percepción


La distancia hasta el sujeto es un factor decisivo para el digiscoping. No obstante, necesitamos distinguir entre los aspectos puramente técnicos y las cuestiones más estéticas y narrativas, como nos explica el experto en digiscoping Dr. Jörg Kretzschmar.

© Dr. Jörg Kretzschmar


Dr. Jörg Kretzschmar es biólogo y descubrió el digiscoping como resultado de su trabajo. Es uno de los digiscopers más conocidos en los países de habla alemana y sus fotografías siempre han suscitado gran interés y admiración. Para sus fotografías, utiliza un telescopio STX 25-60x85 con sistema TLS APO de SWAROVSKI OPTIK.

Desde el punto de vista meramente técnico, la mejor distancia es en la que los artefactos técnicos y físicos no afectan negativamente a la imagen, como resultado de la niebla, el polvo, el calor o las limitaciones ópticas. Esto significa que se trasladan a un segundo plano cuando percibimos la imagen, aunque por lo general suele ser posible identificarlos mirando de cerca.




Todo se magnifica

En verano o hacia mediodía, esta distancia suele ser normalmente inferior a 40 metros porque, de lo contrario, el telescopio aumenta los efectos del entorno de forma que ya no es posible tomar una imagen técnicamente correcta. Muchos principiantes y digiscopers con poca experiencia en fotografía a menudo subestiman el efecto negativo de los aumentos. 

En invierno o después de fuertes lluvias, el digiscoping a distancias de más de 70 metros puede producir fotografías impresionantes. No obstante, cuando el sujeto está a más de 100 metros, las imágenes que se pueden y merecen la pena imprimir solo se pueden lograr en situaciones excepcionales, como con una luz muy suave, aire limpio y ajustes técnicos perfectos. Pero las fotografías con problemas técnicos también pueden resultar impactantes y atraer la atención en foros online. 

La distancia “correcta” desde un punto de vista estético a menudo difiere de los ajustes puramente técnicos. En realidad, a menudo tenemos que encontrar un equilibrio entre distancia artística ideal y la distancia técnica adecuada.




Sacar fotos de osos en la práctica

En verano de 2013, me encontraba en Karelia, Finlandia, para fotografiar osos. La mayoría de digiscopers que conozco ponen un gran énfasis en asegurarme que el sujeto esté lo más cerca y se vea lo más grande posible, y que disparan a cuadro completo. Y, por supuesto, el equipo técnico disponible nos fomenta a hacerlo. 

Dediqué la primera noche de mi viaje en un escondite que se había colocado en un claro pantanoso del bosque. Los osos de entre dos y cuatro años acudieron a comer antes de la puesta de sol. Más tarde, llegaron los animales adultos, más dominantes, tanto machos como hembras con crías, que apartaron a los jóvenes.

Mientras la luz aún era buena, un joven oso llegó al claro y se acercó a mi escondite, para volver al bosque cercano poco después. Hice una foto del oso: grande, primer plano y de cuadro completo. Pero no era una buena foto; no la pensaba incluir en mi portafolio.




Tener el valor para ser crítico

Se trata de uno de mis primeras fotografías de digiscoping de osos, que no podría haber fotografiado con el equipo que tenía en el pasado. Pero, ¿qué le iba a contar esta foto a otras personas? Que había visto un oso de cerca y que puede sacar una foto razonablemente bien enfocada. ¿Y qué más? 

Mirando críticamente a la distancia que necesitaba para transmitir algo significativo utilizando el digiscoping, centré mi atención en las diferencias in las distancias de disparo. Cualquiera que esté sentado en un escondite y cuente con un zoom para poder hacer digiscoping, como lo hice yo con el STX 25-60x85 de SWAROVSKI OPTIK, se dirán a sí mismo, “¡seguro que me puedo acercar más!”




Composición cuidada en imágenes de primer plano

Así, el siguiente atardecer, le pregunté al organizador que pusiera la comida para los osos (en este caso era comida de perros) más cerca del escondite, con la esperanza que un oso joven pudiera ser lo suficientemente atrevido como para acercarse más. Si antes lo digo... Antes de la medianoche, un joven oso se paró frente a mi escondite para comer. 

En el caso de los primeros planos de este tipo, es muy importante componer la imagen con cuidado (mediante las líneas de división armoniosas o la proporción áurea) y garantizar la nitidez de la imagen. El resultado fue el retrato de un joven oso a menor distancia de la que se puede ver en un zoo.

La fotografía de digiscoping del oso era más impresionante, pero ¿era la mejor imagen que podía conseguir? Después de varios intentos, me percaté de que los osos que comen no son un sujeto muy agradecido. Por ello, me planteé seguir con las imágenes de primer plano, pero para fotografiar el joven oso apoyado sobre sus patas traseras, fotografiándolo de perfil.


El pelaje marcó la diferencia

Para la composición, utilicé un truco técnico para los ajustes de perfil, que ofrece resultados muy realistas. Aunque los osos son animales ya de por sí impresionantes, sus caras no son especialmente expresivas, ya que sus ojos son pequeños y oscuros, y tienen las cuencas bastante hundidas. Por ello, decidí fijarme en el pelaje de los animales. Estaba convencido de que los resultados iban a ser más interesantes. La imagen mostró un animal que rebuscaba alrededor del claro y aportaba al observador la sensación de estar junto a la bestia.

Saqué más fotos con digiscoping de este tipo en las siguientes noches. Al final, dejé de lado los primeros planos y volví a las imágenes de plano medio. Quería mostrar al animal como individuo, capturando también sus características únicas.

© Dr. Jörg Kretzschmar


Planos medios con efecto de planos conjunto

A las 2:30 de la madrugada, que en junio es algo antes del amanecer en el sur del Círculo Polar Ártico, una hembra con tres oseznos pasó a través del claro pantanoso a una distancia adecuada. La madre no estaba interesada en la comida. Su objetivo fue volver a la protección que ofrecía el bosque lo más rápido posible, porque un viejo macho de la zona estaba incordiando a todos los demás osos. Los oseznos caminaban con el agua a la altura de los tobillos, detrás de su madre. El botón del disparador de mi cámara hizo que se detuvieran por un instante, se pusieron de pie y me miraron. Después, corrieron rápidamente tras su madre. 

Este tipo de digiscoping es extremo en muchos aspectos. Desde el punto de vista de la perspectiva, se trata de una fotografía de plano medio (unos 30 metros), pero parece una imagen de plano conjunto, porque los oseznos son más pequeños. 

La imagen también mostraba el hábitat de los osos: un claro pantanoso del bosque con algodonosa. Si apareciera también la madre, solo veríamos su cabeza y parte de la parte superior de su cuerpo. No obstante, también es extrema porque la fotografía se sacó de noche. El sol, que estaba justo por debajo del horizonte, añadía un bello toque como luz de fondo sobre el pelaje de los osos. Los contrastes aún se pueden gestionar desde el punto de vista técnico. La temperatura del aire, a 2 grados, y las recientes lluvias evitaron destellos o que hubiera niebla.




Digiscoping llevado al límite

La zarpa borrosa por caminar del oso central también indica que el digiscoping está llevado a los límites técnicos en este caso. La imagen fue tomada con una Nikon D7100 con una ISO 1250 y a una velocidad de 1/40. El telescopio STX 25-60x85 de SWAROVSKI OPTIK con zoom (apertura 8,6) y las capacidades ópticas del sistema TLS APO hicieron el resto.




Consejos

¿Cuál es la distancia de disparo técnicamente razonable y cuál es la distancia mínima deseable desde el punto de vista narrativo? 

Al igual que en el cine, hay tres distancias básicas para el digiscoping: 

El plano conjunto nos acerca un sujeto o una acción. No obstante, es importante garantizar que sigue habiendo suficiente espacio alrededor del sujeto, de lo contrario nos daría la sensación de que está encasillado. La composición determina el impacto de la imagen. En las fotografías de plano conjunto suele prevalecer el sujeto o la acción que se encuentra más cerca, confiriendo a la imagen su profundidad espacial. 

En el caso del plano medio, se muestra la cabeza y una parte del cuerpo del individuo que aparece en plano. Como en la fotografía convencional, en el digiscoping es importante garantizar que los ojos estén sobre la línea de división horizontal superior (proporción áurea). 

Los primeros planos se centran en detalles o elementos destacados del sujeto. Se deben componer con cuidado (el equilibrio de la imagen) y con mucha nitidez.

Productos recomendados
ATX / STX / BTX kits de telescopios
ATX / STX / BTX kits de telescopios VISIÓN INNOVADORA
TLS APO
TLS APO PARA EL PROFESIONAL EXIGENTE
Volver arriba