Bienvenido/a,
en el mundo de
Swarovski Optik


Configuración estable con su trípode

Cuando utilice un telescopio en plena naturaleza, por ejemplo, para realizar un estudio detallado de las aves zancudas, disfrutar de las maravillosas marcas de una garcita verde, u observar un pigargo volando en la distancia, para empezar, apenas pensará en la configuración o las diversas características de su telescopio.

Pero, si está teniendo problemas para mantener sus imágenes sin que se muevan y, quizás, ya no pueda determinar si también hay un andarríos bastardo dentro de un grupo de gorgueras, se preguntará: “¿Qué le pasa a este telescopio?” 
A menudo resulta que el problema no está en el telescopio, sino en el trípode, en el cabezal del trípode que no esté bien sujeto o las irregularidades del terreno. 
Al tratar este tema con expertos y usuarios experimentados, queda claro que es fundamental contar con una configuración estable para poder observar la fauna sin que la imagen aparezca borrosa y sin fatigarse. Y esto es especialmente importante para el digiscoping. Haga clic aquí para conocer algunos consejos que le facilitarán el trabajo u observar animales salvajes en cualquier lugar.




El tamaño perfecto

El tamaño del trípode depende de la altura del observador y el tipo del telescopio. 
Si quiere sacar el máximo partido a la altura de un trípode, siempre está la opción de extender la columna central (la altura adicional depende de la altura de la columna central). No obstante, para el digiscoping, le recomendamos que no utilice el telescopio con la columna central extendida por completo para asegurarse una mayor estabilidad. 
El principio básico es mantener el centro de gravedad del sistema en su conjunto lo más bajo posible, para así garantizar una buena estabilidad, especialmente cuando hace viento. Por lo tanto, en circunstancias especiales, la columna central también se puede colocar boca abajo, fijando primero cámara en el cabezal, por así decirlo, en el extremo inferior de la columna central. Para ello, solo necesita soltar las presillas, normalmente situadas en el extremo central de la columna, voltear la columna central (poniéndolo cabeza abajo), e insertándola en el cabezal del trípode. 
No obstante, si la observación se realiza en condiciones climatológicas adversas (especialmente con viento), las recomendaciones anteriores podrían no ser suficientes y debería configurar el trípode lo más bajo posible para reducir la altura de la zona expuesta y lograr una mayor estabilidad.

Volver arriba