Bienvenido/a,
en el mundo de
Swarovski Optik


Digiscoping para viajes


El digiscoping y las grandes aventuras


En mayo de 2013, James Lees, ornitólogo del Reino Unido, se fue hasta Islandia junto con dos amigos para grabar una película sobre digiscoping, utilizando el digiscoping. En la región norte del país, remota y escasamente habitada, y donde se pueden encontrar todo tipo de especies de aves, James trabajó duro para producir un documental de 15 minutos que se presentaría en la Feria de aves de Rutland en agosto de 2013. James describe aquí como fue la filmación.

© James Lees


James Lees es un ornitólogo y digiscoper muy experimentado del Reino Unido. Trabaja en la zona de conservación de la naturaleza Wildfowl & Wetlands Trust de Slimbridge, al suroeste de Inglaterra, como fotógrafo y guía, y organizando eventos de digiscoping. Utiliza un telescopio ATX 85 con adaptadores TLS APO y DCB II de SWAROVSKI OPTIK para grabar su película.

Llevo seis años dando charlas para expertos en digiscoping para SWAROVSKI OPTIK en la feria de Aves de Rutland. Año tras año, intento mejorar en lo que hago. Por una parte, hago hincapié en la calidad técnica de los productos y, por otra, me centro en los intereses de las personas que acuden. El año pasado, en lugar de la presentación habitual, decidimos grabar un cortometraje.

 

Un viaje de colegas

Necesitaba ayuda para este proyecto. Así, pedí a dos buenos amigos si querían ayudarme: Ed Waldron, editor, y Joe Bilous, digiscoper novato. Formamos el equipo perfecto. 

Después de buscar la ubicación ideal para grabar una emocionante película sobre el digiscoping, nos decidimos por Islandia. Es uno de los países más impresionantes de Europa y es único por su fauna. En este contexto, pretendíamos mostrar todas las ventajas que ofrecen los productos SWAROVSKI OPTIK, como su versatilidad y facilidad de uso para observar la fauna y sacar fotos, presentadas de una forma natural y completamente espontánea, como si se tratara de una visita guiada.


Con la casa a cuestas

Llegamos a Islandia la última semana de mayo y nos alojamos en una caravana durante siete días. Fue una decisión acertada, ya que siendo nuestro objetivo viajar por Islandia, la caravana nos permitió detenernos donde quisiéramos, en cualquier momento. Cada noche, intentábamos encontrar un lugar aún mejor, preferiblemente apartado. La caravana también nos sirvió de “sala de montaje móvil”. Al fin y al cabo, Ed tenía que editar las más de nueve horas de grabaciones para lograr una película de 15 minutos.


Animales preciosos, terrible climatología

Nos encontrábamos en una de las regiones más espectaculares que nunca habíamos visto. Levantarnos a los pies del mayor glaciar de Europa o poder ver una docena de patos arlequines por la ventana durante la cena resultan inolvidables. 

Pero la climatología no nos acompañaba. Llovió la mayoría de días o, si no, el cielo estaba encapotado y plomizo. Al norte, también nos encontramos con nevadas, que produjo montoneras que eran tres veces más altas que nuestra caravana. Pero lo mejor del cielo plomizo era que le daba un toque dramático a la película.


Conocer Islandia de primera mano

A pesar de la climatología, lo que vivimos durante aquella semana no se puede expresar con palabras. Sin duda pudimos vivir más experiencias de las que disfruta un turista medio que visita Islandia. En ocasiones, pasamos todo un día sin encontrarnos a nadie. Incluso cuando tuvimos que repostar, no veíamos ni un alma en las estaciones de servicio, ya que eran sin personal. Los pueblos que en el mapa aparecían con una tipografía de gran tamaño resultaban no ser más que unas cuantas casas juntas. Pero las pocas personas que encontramos eran muy amables y extremadamente serviciales. 

Esta era precisamente la Islandia que estábamos buscando: un país en el que todo lo que se oye de noche son pájaros y viento. Un lugar donde la noche se debería comprender en términos relativos ya que, en la época estival, es de día las 24 horas del día.  

EXPERIMENTAR LA VERDADERA NATURALEZA

La fauna nunca nos dio tregua durante estos días. Obtuvimos tantas imágenes fantásticas, pero lo más destacable fue cómo las vivimos. Las aves en Islandia no temen a las personas y esto resultó ser un factor fabuloso para la grabación. Disfrutamos especialmente observando aves construyendo sus nidos, aves que habitualmente vemos de paso en el Reino Unido o solo en invierno. Uno de los momentos más mágicos fue observar el cortejo entre una pareja de correlimos oscuros en la luminosa tundra, a pesar de que fuera la 1 de la madrugada. Durante aquel momento, me sentí casi invisible, porque a los correlimos no les inquietaba mi presencia, ¡en absoluto! Fue como si no estuviera allí. Un ánsar piquicorto y unos cisnes cantores que estaban anidando en los picos de las montañas también nos ofrecieron unas espléndidas vistas


Experimentar con el digiscoping

Islandia es el lugar perfecto para utilizar los fantásticos productos de SWAROVSKI OPTIK. Joe y yo disfrutamos de lo lindo con el digiscoping. Fue genial poder pasar tiempo experimentando con equipos y configuraciones. Experimentamos en primera persona que la facilidad de uso de los equipos de SWAROVSKI OPTIK es una de sus principales ventajas. Joe, que llevaba muy poco en esto del digiscoping, pudo sacar fotos y vídeos incluso mejores que los míos.



Recuerdos sencillamente inolvidables

Esperamos que la película muestre lo fácil que es producir espectaculares imágenes de la fauna si se cuenta con el equipo adecuado. A menudo oigo a las personas decir que el digiscoping es muy difícil. Pero nuestro cortometraje muestra claramente que no es así. Realmente disfrutamos de nuestro viaje por Islandia. Es espectacular ver ahora la película producida durante nuestro viaje, que siempre nos transportará a aquellos momentos tan especiales.

Productos recomendados
ATX / STX / BTX kits de telescopios
ATX / STX / BTX kits de telescopios VISIÓN INNOVADORA
TLS APO
TLS APO PARA EL PROFESIONAL EXIGENTE
Volver arriba