Bienvenido/a,
en el mundo de
Swarovski Optik


Digiscoping del buey almizclero en plena ventisca

En septiembre, pasé unos días en el Parque Natural de Dovrefjell, en Noruega; la oportunidad perfecta para, por un lado, sacar algunas fotos del esquivo e impresionante buey almizclero y, por otro, probar el nuevo adaptador para digiscoping TLS APO 43 de SWAROVSKI OPTIK. 

Überprüfung meiner Ausrüstung unter schwierigen Bedingungen

Probando mi equipo en condiciones extremas

Solo quedan unos pocos miles de bueyes almizcleros en el mundo: en Groenlandia, Siberia, Alaska y Canadá. Los bueyes almizcleros fueron reintroducidos en Noruega hace algunos años y, en la actualidad, la población de estos animales prehistóricos asciende a unos 320 ejemplares.

El buey almizclero puede llegar a pesar 400 kg y, por lo general, no suele ser agresivo. Es sabido que su vista no es muy buena, todo lo contrario que su oído, por lo que se sobresalta con facilidad ante cualquier imprevisto, lo cual puede resultar bastante peligroso. En el Parque Natural se debe respetar una distancia de seguridad de 180 metros de ellos, algo que no favorece a los fotógrafos. El incumplimiento de esta norma supone la expulsión del parque y el pago de una cuantiosa multa. 


Cuando llegamos, había caído una fuerte nevada y en las montañas aún seguía nevando. Resulta algo inusual en septiembre, incluso en Noruega. Después de un viaje en autobús y una caminata extenuante de dos horas a través de la nieve y el frío gélido, pudimos divisar el primer buey almizclero: pequeños puntos negros en mitad de un paisaje invernal cubierto por una gruesa capa de nieve.

Seguía soplando un fuerte viento que levantaba la nieve en polvo, lo cual no solo dificultaba la visibilidad, sino también nuestro avance. Por fin conseguimos sacar las primeras fotos del buey almizclero, ocultos detrás de un saliente rocoso, a unos 230 metros. Tuve que sobrexponer la imagen dos pasos para capturar los detalles de los oscuros animales, pero como estaba trabajando con ISO 800, aún tenía suficiente velocidad de obturación. Para estas fotos, opté por adoptar una posición más baja para estar más resguardado del viento. Puede evaluar la calidad de las fotos gracias a la vista previa en la pantalla de la cámara y me gustó lo que vi: conseguir detalles nítidos en estas condiciones adversas es todo un logro. Parecía que había acertado con mi elección: Canon 5D Mark III, STX 85 y TLS APO 43 mm.  

Meine Ausrüstung: Canon 5D Mark III, STX 85 und TLS APO 43 mm

Mi equipo: Canon 5D Mark III, STX 85 y TLS APO 43 mm

Me di cuenta de que era hora de volver cuando mis dedos estaban tan fríos que no los podía mover. Al fin y al cabo, todavía nos quedaban dos horas de caminata por delante.

A medida que descendíamos de la montaña, la niebla se abrió un poco, para dejarnos boquiabiertos: Teníamos delante a dos hembras de buey almizclero, muy cerca, un poco más abajo en el valle.

Podríamos habernos acercado, pero queríamos cumplir la distancia establecida. Los animales estaban agitados y se acercaron peligrosamente hacia nosotros mientras los fotografiábamos. Muy a nuestro pesar, decidimos volver. De camino, eché otro vistazo a la pantalla de mi cámara: Qué animales tan bellos, qué detalles tan nítidos. ¡El TLS APO 43 mm cumplió con su cometido!

Sobre el autor

Peter Grobben es un ferviente fotógrafo de la naturaleza holandés, que muestra con sus fotos y artículos la belleza y complejidad de la naturaleza. Como guía de viajes para fotógrafos de la naturaleza y con sus propios talleres y charlas, intenta concienciar al gran público sobre los ecosistemas amenazados y los animales y plantas que viven en ellos.

http://petergrobbenfotografie.nl

Volver arriba