Bienvenido/a,
en el mundo de
Swarovski Optik


Conocimiento experto


Un avistamiento de aves en Chicago derivó en una nueva propuesta para clasificar el charrán patinegro (Thalasseus sandvicensis) y el charrán patinegro americano (Thalasseus acuflavidus), también conocido como charrán de Cabot. Algunas de las características que diferencian a estas dos especies son su comportamiento de reproducción y el plumaje juvenil.


CUANDO LOS PEQUEÑOS DETALLES CAMBIAN NUESTRA MANERA DE VER LAS COSAS

El 15 de septiembre de 2010, Greg Neise avistó un charrán patinegro en Chicago, Illinois, un ave poco común para la zona: “El aspecto más emocionante de estudiar y documentar esta ave fueron las primarias exteriores. Cuando v i el pájaro el 15 de septiembre, había una docena de personas revoloteando alrededor. En cierto momento, hice un apunte sobre la forma de las puntas de las primarias exteriores: tenían ‘ganchos’, característica que no había percibido anteriormente en cualquier otra ave. Esto fue antes de que se empezara a discutir sobre la posible procedencia del ejemplar... así que lo dejé para otro momento.”

Esta observación se convirtió en el punto de inflexión de la posible identificación y origen del espécimen. La combinación de características sugería que se trataba de un patinegro europeo, sin registrar hasta la fecha en Norteamérica, en un tipo de plumaje casi imposible de diferenciar del charrán patinegro americano (Thalasseus acuflavidus, denominado charrán de Cabot de aquí en adelante).

 

LOS CHARRANES PATINEGROS Y LOS CHARRANES DE CABOT

¿Pero hay diferencias? Bueno, depende de cómo se mire. Hace 130 años, el charrán patinegro, el charrán patinegro americano y el charrán patinegro sudamericano (Thalasseus acuflavidus eurygnathus) fueron clasificados como tres especies distintas. Actualmente, la mayoría de observadores de aves consideran que se trata de 3 subespecies de una misma especie. Sin embargo, este enfoque vuelve a estar en tela de juicio. Al comparar especímenes de Europa y Norteamérica, la mayoría de textos se hacen eco de las similitudes de los adultos, pero hasta hace muy poco no había referencias sobre las diferencias diagnósticas entre adultos ni sobre los plumajes de los ejemplares más jóvenes. También existen diferencias en su biología reproductiva. Los avistamientos de distintos tipos de aves han dado lugar a cambios en el pensamiento taxonómico. En este caso, trataremos la historia de los charranes patinegros y los charranes de Cabot, una historia que se encuentra en las fronteras entre la identificación, la taxonomía y los ejemplares errantes. Dejemos para otro día el charrán patinegro sudamericano, actualmente considerado sin duda como la subespecie más meridional de los de Cabot. Existen evidencias de que charranes patinegros errantes han llegado a Norteamérica provenientes de Europa. También hay pruebas de charranes de Cabot que han arribado hasta las costas europeas desde Norteamérica. Las diferencias entre ambas pueden pasar inadvertidas, salvo para el ojo experto. Cada vez parece más evidente que se trata de especies distintas y no de parientes cercanos. La posibilidad de descubrir aves errantes trasatlánticas de ambas especies es cada vez mayor.

 

AVES ERRANTES

El charrán de Chicago abrió las puertas a la posibilidad de que los charranes patinegros lleguen a Norteamérica, a lo que muchos respondieron escépticamente. Sin embargo, 3 años después, un evento remarcable cambió la percepción de los más incrédulos. Un charrán patinegro anillado en 2002 cuando era un polluelo en la isla de Coquet, al noreste de la costa de Inglaterra, apareció a finales de julio de 2013 en Massachusetts. El biólogo Jeff Spendelow, quien se encontraba estudiando las zonas de tránsito del charrán rosado en la zona de Cape Cod, al sudeste de Massachusetts, leyó la anilla con la numeración DB67406 y la inscripción “British Trust, London”. Fue avistado por primera vez por varios observadores en uno de los puntos de estudio el 31 de julio, pero no fue hasta el 21 de agosto cuando Jeff pudo leer la anilla. Al otro lado del charco, en 1984 se encontró muerto un “charrán patinegro” en Herefordshire, Inglaterra, en lo que sería el tercer registro del condado. Sin embargo, su anilla plateada decía otra cosa: un charrán de Cabot, ¡el primero del Reino Unido! Los únicos dos registros que existen en Europa fueron anillados como polluelos en Carolina del Norte, EE.UU. y encontrados posteriormente muertos el mismo año que fueron anillados, durante su primer inverno. Uno había sido marcado en Cape Lookout el 23 de junio de 1978 y fue encontrado en Veerse Meer, Noord-Beveland, Zeeland, en Países Bajos, el 23 de diciembre de 1978. El segundo fue anillado el 25 de junio de 1984 cerca de Beaufort, Carolina del Norte, y se encontró muerto por un guardabosque de la Forestry Commission en Newhouse Wood, Herefordshire, el 28 de noviembre de 1984.

 

TAXONOMÍA

Recientes estudios de campo han demostrado que las aves con plumaje juvenil, primer plumaje invernal y plumaje invernal adulto a menudo muestran características diferenciadas, posibilitando la identificación de muchos ejemplares. En términos taxonómicos, son “diagnosticables”, requisito previo para otorgar el estatus de especie en algunas escuelas de taxonomía. La excepcional punta de ala observada en el ejemplar de Chicago en 2010 reforzó dicha “diagnosticabilidad”. Las preferencias sobre los hábitats de cría también difieren. Los charranes patinegros prefieren entornos abiertos, sin vegetación y de tipo arenoso o de conchas, mientras que los de charranes de Cabot (así como los de Sudamérica) suelen criar en hábitats rocosos con vegetación, como islas planas y coral muerto. Por último, y lo más definitivo, un estudio molecular publicado en 2009 (Efe et al., 2009) descubrió que los charranes patinegros y los de Cabot eran genéticamente tan divergentes como otras especies diferentes del genus, y que no eran parientes cercanos. También se observó que los charranes patinegros americanos y sudamericanos sí tenían una taxa hermana (relación más directa) con el charrán elegante (Thalasseus elegans), ¡tal y como lo atestiguan los plumajes juveniles! Efe et al. llegaron a la siguiente conclusión: “Nuestro análisis indica que las poblaciones de charranes del Viejo Continente (T. s. sandvicensis) y las del Nuevo Continente (T. s. acuflavidus/eurygnathus) son genéticamente tan divergentes como las diferentes especies del genus, y que no forman un grupo monofilético. De hecho, las últimas están emparentadas con el charrán elegante (T. elegans). Estos resultados sugieren claramente que el actual tratamiento taxonómico del conjunto T. s. sandvicensis/acuflavidus/ eurygnathus como subespecies de una misma especie, o como especies del hemisferio norte (T. s. sandvicensis) y del hemisferio sur (T. s. eurygnathus) es filogenéticamente inadecuado. El nuevo planteamiento debería ser el de considerar a los charranes del Viejo Continente (patinegro) T. s. sandvicensis y los del Nuevo Continente (patinegro americano y sudamericano) T. s. acuflavidus/eurygnathus como dos especies distintas.” * Dos años después de la publicación de este artículo, el BOURC (órgano taxonómico de referencia en el Reino Unido) separó lo que hasta entonces se consideraban dos subespecies como charranes patinegros y charranes de Cabot y, actualmente, otras autoridades de ámbito nacional están adoptando el mismo enfoque. La American Ornithologists Union también ha recomendado esta división: “Recomiendo seguir la senda marcada por Efe et al. (2009) y reconocer las aves americanas como una especie distinta, Thalasseus acuflavidus (Cabot, 1847) y denominarla charrán de Cabot.” Richard C. Banks, julio de 2012. Elevada a la categoría de especie, con registros confirmados de charranes de Cabot en Europa y de patinegros en Norteamérica, seguro que solo es cuestión de tiempo que haya más avistamientos bien documentados de ejemplares errantes de ambas especie. Ahora, centrémonos en las características más útiles para los observadores de aves.

 

CARACTERÍSTICAS COMUNES PARA TODAS LAS EDADES

Los de Cabot suelen ser de menor tamaño que los charranes patinegros europeos, y el pico, especialmente cuando está completamente desarrollado en los adultos, es más corto, grueso y recto (Fig. 1). Por su parte, los charranes patinegros tienen un pico más delgado, curvo y “colgante”, en ocasiones incluso con cierta similitud a una aguja (Fig. 2). En palabras de Neise en relación al charrán patinegro de Chicago: “Lo primero que apuntaron varios observadores (¡además del hecho de que se trataba de un charrán patinegro!) fue lo largo que era su pico. Hablando por teléfono con el Dr. F la noche siguiente de fotografiar el ejemplar, me dijo ‘¡Madre mía! ¿Y qué me dices ese pico? ¡Es como una aguja hipodérmica!’ Y lo era. De hecho, era más largo y fino que el de cualquier charrán patinegro que hubiera visto nunca, incluso en fotos.” En el plumaje invernal, la corona negra posterior y las plumas de la nuca de los de Cabot son por lo general grandes, más negras y con una apariencia más “oleosa”,eventualmente con puntas blancas muy pequeñas, y la frente y la corona blanca sin marcas. Por contra, el plumaje invernal del charrán patinegro, la corona trasera negra y las plumas de la nuca parecen más cortas y muestran claramente puntas blancas, a modo de “salpicaduras blancas”.


CARACTERÍSTICAS DEL PRIMER PLUMAJE INVERNAL (OCTUBRE-MARZO)

Los ejemplares juveniles mudan progresivamente a su primer plumaje invernal. Las características más destacadas son las diferencias estructurales, las diferencias en el patrón de la cabeza y el hecho de que mantienen el patrón oscuro juvenil, especialmente en cola, las coberteras y las terciales.

 

CARACTERÍSTICAS JUVENILES (JULIO-OCTUBRE)

En los de Cabot, el manto y los escapulares dejan de ser planos y casi carentes de marca para adquirir unas marcas negruzcas restringidas a las manchas de los cañones, o a prominentes marcas subterminales negras con tosas formas puntiagudas. En los charranes patinegros, el manto y las plumas escapulares tienen un patrón distinto con toscas marcas claramente negras en forma de “U” o “V” En los Cabot, las coberteras de las alas son grises homogéneas con el ala cerrada, aparte de las coberteras marginales y menores que crean un borde progresivamente más oscuro en comparación con la parte superior del ala, más homogénea en su conjunto. Algunos muestran coberteras superiores internas negras. En el caso de los charranes patinegros, las coberteras suelen mostrar marcas subterminales negruzcas en forma de “U” y “V” más evidentes. Algunos ejemplares muestran un débil patrón débil con marcas oscuras internas. En tales casos, las marcas internas de las coberteras se pueden observar mejor en invierno. Los ejemplares juveniles más jóvenes de Cabot muestran terciales exteriores con centros negros con un ancho borde blanco. Los charranes patinegros juveniles tienen un patrón totalmente diferente, más basto, con diversos tonos oscuros, y plumas más claras en las terciales exteriores, mudando a nuevas terciales oscuras con un centro gris y más homogéneas.

 

CARACTERÍSTICAS DE LOS EJEMPLARES ADULTOS

Las diferencias estructurales de tamaño y, en especial, del pico pueden ser críticos para la identificación, al igual que las plumas negras y blancas de la corona y la nuca del plumaje de la época no reproductiva. Una de las principales diferencias existentes entre los charranes patinegros y los de Cabot es la anchura del borde blanco del conjunto interno de las primarias exteriores del plumaje nuevo. En los de Cabot, la franja blanca es muy estrecha (1-1,5 mm), mientras que en los patinegros es más ancha (2-4 mm); asimismo, cada primara tiene 3-5 mm de blanco en la punta del ala (característica de la que carecen los de Cabot). El patrón de la punta de los patinegros también tiene un “gancho” oscuro en la parte más oscura del conjunto, que permanece incluso cuando la pluma está muy gastada y le falta la franja blanca. Los de Cabot, tanto con plumaje nuevo como desgastado, no muestra ese “gancho” oscuro en las puntas de las primarias. El plumaje invernal de los patinegros suele tener un conjunto de nuevas primarias para diciembre-enero, mientras que los de Cabot a menudo no completan la muda hasta principios de primavera. Habitualmente (aunque no siembre), los ejemplares adultos de Cabot muestran óvalos grises más oscuros en las terciales y barras oscuras en las secundarias. En comparación, el plumaje invernal de los patinegros adultos carece de la barra oscura en las secundarias presentes en muchos de los de Cabot, pero pueden presentar óvalos grises ligeramente más oscuros en las terciales.

Volver arriba